Datos personales

Mi foto
La creación de este blog se debe a mi interés por recuperar las raíces de mi pueblo: su historia natural y popular.

martes, 19 de septiembre de 2017

El Cid Campeador, Don Rodrigo Díaz de Vivar. Un mito medieval a su paso por Villa de Ves.


Estatua del Cid en su Vivar natal.

Estimados lectores, en este artículo os propongo un viaje atrás en el tiempo, para conocer un episodio que engrandece nuestro pueblo, el mito y la historia se dieron la mano en estas tierras de Ves.
Pocas figuras históricas han calado tan hondo en la leyenda e imaginario popular de nuestro país como la del caballero Don Rodrigo Díaz de Vivar: El Cid Campeador.


Un personaje de la España medieval conocido a nivel mundial gracias al Cantar de Mio Cid, así como por las diversas versiones modernas que se llevaron al cine.
Si al lector habitual de este blog, y a quienes conozcan Villa de Ves en general, se les preguntase por lo más conocido de este pueblo, contestarían sin dudar los monumentos remarcables que podemos admirar en la actualidad: El Santuario del Cristo de la Vida, el embalse del Molinar, los restos del Castillo árabe, el edificio del Ayuntamiento, la belleza de la Villa cobijada al abrigo del Jucar y la antigua Central hidroeléctrica de 1909 que se halla en el término municipal y que fuera la primera que construyó Hidroeléctrica Española. 


Cara norte del castillo de Villa de Ves en 2017.


Sin embargo, como villadevesero que soy, orgulloso de haber nacido aquí - como todos mis antepasados – hoy quiero ampliar la lista de cosas que hacen famoso a Villa de Ves. Tras leer diversos libros y textos antiguos buscando información sobre la historia medieval de Villa de Ves, me he dado cuenta de que hay mucha historia por descubrir y quiero contagiaros mi ánimo por divulgar este legado cultural que durante generaciones se ha sumergido en el olvido. Es necesario investigar más y comprometernos, junto con el ayuntamiento, para popularizar esa parte de la historia y transmitirla a nuestros hijos y nietos para que no vuelva a olvidarse. Es imprescindible para la supervivencia de un pueblo saber de dónde venimos para saber dónde queremos llegar sin perdernos en el camino.

Cara sur del castillo de Villa de Ves, 2017.

Esta novedad que os quiero descubrir necesita situarse en un contexto histórico:

Villa de Ves es de origen árabe, aunque por diversos vestigios íberos en sus proximidades podemos incluirla en los territorios de alguna tribu prerrománica, probablemente Bastetanos, Edetanos o Contestanos. No obstante, su grandeza viene de la mencionada dominación árabe. Se sabe con certeza que perteneció al reino taifa de Murcia, cuya figura más conocida fue el rey Ibn Mardanis, quien llegó a porclamarse emir de Mursiyya, Balansiyya y al-Mariyya.

Taifa de Murcia bajo dominio de Ibn Mardanis, sXII (fuente:http://es.murcia-medieval.wikia.com/wiki/Archivo:Reino_taifa_del_rey_Lobo.jpg)

Estas tierras estuvieron en manos musulmanas hasta 1213, momento en el que el rey Alfonso VIII las reconquistó, pasando a pertenecer a la corona de Castilla. También hubo un tiempo en que pertenecimos a la corona de Aragón.
En 1259, Jaime I de Aragón encomendó a Arnaldo de de Montgó la custodia de los castillos del sur del rio Júcar, entre ellos el de Ves. Villa de Ves fue declarada Villa por un privilegio concedido por Alfonso X en 1272; dicho privilegio fue ratificado por Alfonso XI en 1310 y en 1420 por Juan II, y posteriormente en 1490 por los Reyes Católicos.
A principios del siglo XIV se le concedió el privilegio de Villazgo por sus servicios a los distintos monarcas. En este siglo se vio envuelta en la guerra entre Castilla y Aragón. En 1444 la situación de Castilla provocó que Villa de Ves pasase a propiedad de Don Alfonso Pérez de Vivero. A mediados del siglo XV Don Juan Pacheco se hizo con parte del marquesado de Villena y en 1451 Don Juan II traspasó al Marqués de Villena las tierras de Ves. En 1480, la guerra del marquesado contra los Reyes católicos concluyó con la capitulación de Belmonte, con ello las tierras de Ves pasaron a la corona de Castilla como Villa de Realengo, quedando en posesión de Don Diego López Pacheco.
Al principio del siglo XIX, Ves se vio envuelta en la guerra de la independencia y las guerras carlistas. En 1868 se formó en Villa de Ves la primera junta revolucionaria al ser destronada Isabel II. La partida del carlista Roche también pasó por Villa de Ves, causando destrozos. En 1888 se reunió un grupo de vecinos y formaron un comité del Partido Republicano de Villa de Ves. 

Con este resumen histórico he querido poner en valor la importancia que tuvo nuestro pueblo en tiempos pasados.

Y tras despertar vuestra curiosidad. Recordando esa etapa de crudas luchas entre reyes musulmanes y cristianos, quiero desvelar una primicia: El mito medieval, el héroe, Don Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador o, al menos, parte de su ejército pasó por tierras de Villa de Ves.

Estatua del Cid en Mecerreyes, Burgos.

Con el permiso del lector, intentaré demostrar mi afirmación.

Tras consultar con dos historiadores y con la biografía del Cid como fuente de inspiración; tengamos en cuenta que el antiguo territorio de Ves comprendía una vasta extensión de norte a sur desde el rio Cabriel hasta las proximidades de las Casas de Juan Gil más al sur del rio Júcar. Y de Este a Oeste desde Cofrentes hasta Alcalá del Júcar.



Antiguo término de Villa de Ves, antes de la segregación de Casas de Ves y Balsa de Ves.

La historia medieval de Jorquera refuerza parte de esta idea, pues aunque hay  escasa información de la presencia cristiana durante la reconquista, la Primera Crónica General de España narra la batalla que el Cid tuvo contra Yusuf (Yusuf Abu Abd Allah Muhammad) en tierras valencianas y como lo persiguió hasta el castillo musulman de Jorquera donde se refugió.

…” el yendo en alcance, alanco al rey Lunes, et feriol tres ueces; mas el moro estaua muy armado et el caballo del Cid salió mas adelante; et cuando el tomo, el caballero yua luenne, et nol pudo alcanzar; et metiosse en un castiello que auie nombre Xurquera; et fasta allí duro el alcance…”

Yusuf Abu Abd Allah Muhammad conquista Aledo ( Murcia) Fuente:www.regmurcia.com

El rey Lunes es mencionado en otros textos históricos como Lunef, Iusef, Yusuf, Yusuff. Y Xurquera es, evidentemente, la actual Jorquera.

De modo que, con estos antecedentes, expongo mis motivos para afirmar que el Cid o su ejército pasaron  por Villa de Ves y llegó hasta su castillo en la persecución de aquel rey musulmán.


Castillo de Ves:

Una de las fortalezas más importantes de la hoz del Júcar fue Villa de Ves. En aquellos tiempos se destacaba como un recinto amurallado de seis mil metros cuadrados, coronando una elevación con un único acceso con una puerta fortificada que la hacía casi inexpugnable. Como en otros castillos similares, la puerta se cerraba de noche o si detectaban alguna amenaza, tarea  fácil gracias a la situación estratégica dominando desde la altura tanto el rio Júcar como los caminos que lo vadeaban.  En caso de asedio, poseía un aljibe que suministraba agua a la población largo tiempo. Es muy probable, además, que tuviesen accesos secretos por la parte trasera que les permitiría reponer agua del cercano rio.
Castillo de Villa de Ves visto desde el lado sur del rio Júcar. En primer término se aprecia el Santuario del Cristo de la vida.

También destacaba como enclave estratégico por ser el castillo que controlaba el antiguo puente
 ( actualmente sumergido bajo las aguas del embalse) que vadeaba el rio Júcar. Éste era el único punto que permitía cruzar el rio en muchos kilómetros. Quien controlaba este puente, controlaba el paso a la retaguardia de los reinos musulmanes, por ejemplo la taifa de Murcia y el camino hacia Córdoba y Granada. 


Santuario de Villa de Ves sobre el antiguo enclave de parte del castillo que dominaba  el paso del Júcar.

Elaboración propia sobre mapa de D. Juan Carlos Pérez Contreras, cura de Villa de Ves en 1786.  Imagen tomada de la revista informativa local de Casas de Ves: ¡Esto es Casas de Ves! Nº 81.





Quiero hacer hincapié en la época que nos concierne, finales del siglo XI. Por entonces, el castillo de Ves era un punto avanzado, la vanguardia de la frontera musulmana con los reinos de Castilla y Aragón. Punto necesario de apoyo logístico en las incursiones del ejército en tierra enemiga. Un emplazamiento donde reponerse o refugiarse de una contraofensiva. No era tan importante como el castillo de Jorquera, pero al estar más aislado y semioculto en el cañón del Júcar, permitía ocultarse a los ojos del enemigo y esperarlo sin darle opción al factor sorpresa.

Batalla de Quarte. Valencia 21 de octubre de 1094

Un gran ejército almorávide asediaba la ciudad de Valencia desde hacía un mes. La ciudad era gobernada por el Cid quien dirigía el ejército y organizaba la defensa. El Cid era un gran estratega, conocedor de las artimañas y las técnicas militares que le dieron tantas victorias.
En esta ocasión, aprovechó la madrugada, anticipándose a un ataque de los almorávides , y lanzó un ataque sorpresa contra las tropas musulmanas acantonadas a las afueras de Valencia, en lo que actualmente correspondería con Mislata y Quart de Poblet.
El ataque, proveniente del sureste – la actual Xirivella – rompió las defensas sarracenas y provocó su desorganización y estampida , pues creyeron los almorávides que les estaba atacando el ejército del rey Alfonso VI de Castilla que vendría en ayuda del Cid Campeador.
En esta batalla, el Cid consiguió herir al rey musulmán, quien huyó despavorido en busca de refugio en territorio amigo. En ocasiones anteriores ya había sido perseguido por el Cid, pero era muy escurridizo y conocía bien el territorio. Sin embargo, el Cid no estaba dispuesto a dejarlo escapar esta vez, y ansiaba acabar con este molesto enemigo.

Huida del rey Lunes a Jorquera:

Con la perspectiva que nos dan los mapas actuales, pero teniendo en cuenta los caminos que se utilizaban en la época del Cid – apenas evolucionados de las vías romanas y visigodas – las posibilidades de huida hacia territorio amigo donde refugiarse se reducen considerablemente; además sabemos por las crónicas que el destino final fue Jorquera y para ello, viniendo de Valencia, es necesario atravesar el rio Júcar.
Así, una vía de escape sería: Quart, Chiva, Buñol, Alborache, Yatova, el camino hacia Cofrentes o alguna variante próxima y obligatoriamente vadear el rio, siguiendo el ascenso desde Cofrentes a la llanura por la actual Balsa de Ves, es decir, antiguo territorio de Ves.

Posibles itinerarios de la huida de Yusuf hacia Jorquera.

Siendo el rey Yusuf (o Lunes) un escurridizo contrincante, conocedor del terreno y de los castillos del Júcar; pero teniendo en frente al mejor estratega cristiano de su tiempo, el Cid, cabe suponer que cada uno jugaría su mejor carta para tener éxito. Me atrevo a suponer que el Cid, una vez arribado a la llanura de Ves, sospechando alguna treta de Yusuf, pudo mandar parte de su tropa a controlar el castillo de Ves, menos importante que Jorquera pero factible como vía de escape porque poseía sendas por la ribera del rio que comunicaban con Alcalá y Jorquera. El grueso de la tropa cristiana se dirigiría sin más rodeo hacia Jorquera donde finalmente lo encontraron aunque consiguió escapar. 



Por todo lo explicado anteriormente, es muy probable que las tropas de D. Rodrigo Diaz de Vivar pasasen por Villa de Ves. 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Restos del lienzo de la muralla del Castillo de Villa de Ves en el lado sur, a un nivel inferior del actual Santuario.


Con este artículo he pretendido rescatar del olvido la importancia que tuvo la tierra de Ves en las luchas por la Reconquista; reclamar nuestro pequeño hueco en la Historia medieval de España. Espero, sobretodo, haber iniciado una curiosidad en el lector que le mueva a buscar en otros textos históricos para saber más sobre aquel Ves medieval, sobre aquel castillo, antaño noble y orgulloso.
Por otra parte, me dirijo a mi Ayuntamiento, a nuestros actuales dirigentes  que, en líneas generales, están haciendo una labor digna de elogio. Les alabo y animo en su esfuerzo por evitar el despoblamiento que parecía inevitable. Se está consiguiendo a través del empleo de los ciudadanos del municipio, de políticas de inclusión, con más gasto público en activos para “el pueblo”, embellecimiento de las calles, cuidados del mobiliario, árboles y calles. Aumento de la oferta de servicios como biblioteca, actos culturales y fomento del turismo responsable con proyectos de futuro que pondrán en valor el casco antiguo de la Villa, el castillo o la central hidroélectrica.
Esta labor, que da continuidad a un orgulloso pueblo, que resiste desde el Medievo y mira a un futuro prometedor, se debe – insisto – a nuestro alcalde D. Juan García Moyano y su teniente de alcalde Dª Lourdes López García, así como al resto del consistorio. Desde estas humildes líneas me hago eco del reconocimiento que le da su partido por los recientes éxitos. Ha conseguido que el pueblo con menos habitantes de Albacete esté en boca de todos los manchegos, cosechando buenas críticas.

Un saludo a los lectores, espero que comprendáis mi animosa interpretación de la historia y perdonéis ciertas licencias que se explican por mi amor a Villa de Ves.


Vicente Jiménez García.

Con la colaboración de Vicente Jiménez Cruz y Carlos Rubio Garro.

Villa de Ves al cobijo de su castillo. Actualmente solo se pueden ver restos de muralla y un aljibe en la elevación rocosa del centro de la foto.

3 comentarios:

  1. Después de leerlo, decir que me parece un excelente trabajo, enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Ha sido muy interesante conocer la historia del Cid a su paso por Villa de Ves

    ResponderEliminar
  3. Una vez más, amigo Vicente, nos entregas una lección sobre la historia de Villa de Ves, nuestro pueblo. No puedes imaginarte la alegría que esto supone para mí -también, estoy seguro, para otros vecinos de La Villa-. Porque la mayoría de nosotros, no conocemos nada de esta etapa de nuestra historia. Y todos estamos deseosos de conocer nuestro pasado. Gracias por ello.

    Respecto al artículo en sí, te diré que me ha encantado. Imagino el tiempo que habrás tenido que dedicarle, pues sé lo difícil que es investigar sobre la historia medieval de las poblaciones pequeñas. Me alegro por ese trabajo, porque además así me has facilitado a mí mucha faena. Tú ya sabes para qué. Gracias de nuevo, amigo.



    Fructuoso García

    ResponderEliminar